10. Mis 5 herramientas favoritas para desatar la creatividad

En este episodio del podcast de diseño y arte digital, te voy a mostrar mis 5 herramientas favoritas para desatar la creatividad. Básicamente estas herramientas sirven para afrontar un proceso creativo o de diseño de una manera profesional y correcta para evitar bloqueos mentales y también para tener toda la información necesaria para trabajar correctamente un diseño.

Sin más voy a pasar a mencionarte todas estas herramientas y hacerte un breve resumen de cada una de ellas:

1. La importancia del Briefing en diseño

Para empezar nos encontramos con el briefing, una herramienta creativa o más bien una metodología que básicamente trata de recopilar toda la información necesaria sobre un proyecto o un cliente. No puedes afrontar un trabajo de diseño sin conocer exactamente lo que vas a hacer y sin la información necesaria.

Te interesará conocer la historia de la marca con la que vas a trabajar, sus objetivos, el público al que va dirigido el proyecto, sus ventajas competitivas, entre otras cosas. Básicamente recopilaremos toda esta información, a parte de material gráfico que se haya utilizado previamente.

Conocer el público objetivo al que nos vamos a dirigir es importante, por ejemplo, imagina que tienes que hacer una página web para una juguetería online y también una página web para una joyería de lujo, como puedes observar son dos públicos totalmente diferentes. En la juguetería utilizarás colores estridentes, tipografías grandes y divertidas. Por el contrario, en sitio web de joyería utilizarás colores oscuros o sofisticados como una paleta de colores dorados y tipografías elegantes. Como puedes ver el público objetivo o «target» al que nos vamos a dirigir va a condicionar todo el proyecto y con todo lo que vayamos a trabajar como gráficos, tipografía, colores y mensaje.

Mi consejo es que desarrolles una plantilla de briefing con una serie de preguntas. Cuantos más briefings hagas con distintos clientes, más preguntas nuevas e interesantes detectarás en cada sesión y te servirán para ir ampliando este documento e ir puliéndolo a lo largo del tiempo.

2. Búsqueda de inspiración

Buscar inspiración hoy en dia está al al alcance de nuestra mano, a un clic de ratón. Ver que están haciendo otros artistas es importante. Hay una línea muy difusa entre buscar inspiración y copiar.

Copiar es plagiar un trabajo de otra persona, básicamente es robarlo. Buscar inspiración es ir buscando distintas fuentes de información, que no tienen por que basarse siempre solo en el diseño. Se pueden encontrar inspiración en la arquitectura, en la literatura, viendo película o series, paseando o visitando museo. Cualquier entrada de información hacia tu cerebro es importante y eso te ayudará a tener más ideas con lo que puedes buscar tu musa en cualquier sitio.

Ya sabes que tenemos acceso a portales de portafolios de otros artistas y aquí es donde está el peligro, no se trata de copiar sino de alimentarse de distintos profesionales para interpretar sus trabajos desde tu visión para al final crear tu estilo propio.

No te preocupes todos recibimos influencias de todo el mundo, no hay nadie que no esté influenciado por otros artista es imposible, así que inspírate sin tener miedo… pero intenta no plagiar.

3. Mapa Mental

Esta posiblemente es mi herramienta creativa favorita ya que es la que me ayuda a salir de los bloqueos mentales. Cuando nos enfrentamos al papel en blanco, sin ninguna técnica ni disparador de la creatividad es muy difícil tener ideas sin más.

A veces nos bloqueamos y para mí esta es la mejor metodología que existe para tener ideas creativas. El mapa mental sirve para hacer conexiones inusuales, para potenciar nuestra creatividad, para profundizar en conceptos y para vencer el bloqueo creativo o el miedo a la hoja en blanco.

En el mapa mental o mind mapping tenemos una idea central de la cual vamos extrayendo ramificaciones con términos relacionados. A medida que los conceptos se alejan del centro se vuelven cada vez menos evidentes y alejados de tópicos y primeras ideas que normalmente son demasiado obvias.

Al explorar nuevos términos hacemos volar nuestra imaginación que a través de este mapa y estas conexiones abre ante nosotros un mundo de nuevas posibilidades.

4. Bocetos

Crear bocetos es imprescindible, imagínate intentando ir a un sitio al que no has ido nunca. Sin ningún mapa ni una ruta fijada te perderías por el camino. Precisamente de eso tratan los bocetos.

No te preocupes, no necesitas saber dibujar para hacer bocetos, los puedes hacer con tu estilo y tus capacidades. No se trata de dibujar correctamente ni con detalle y realismo. Consiste en hacer garabatos que tú entiendas. Es más que suficiente para trazar cómo va a ser ese cartel en el que estás trabajando, esa página web que estas programando o ese logotipo que estás diseñando.

Ponerse directamente a trabajar delante del ordenador es una pérdida de tiempo. Te pones dentro de una interfaz, tienes que saber utilizar unas herramientas y créeme, no hay nada más rápido y más sencillo que una mano y un lápiz.

¿Para qué sirve hacer bocetos? Nos ahorran tiempo y tiempo es dinero, si no te gusta el resultado tiras el papel y vuelves a empezar, los cambios son muy rápidos y fáciles. Si empiezas directamente en Illustrator, Photoshop o en cualquier otro, ya sabes el tiempo que conlleva hacer cualquier cosa.

Otro punto a favor es que puedes hacer cambios con el cliente de manera muy rápida, si el cliente quiere realizar un cambio es mucho más fácil hacerlo sobre un boceto que hacerlo sobre el diseño definitivo.

También te sirve para evitar errores y malos entendidos, si puedes hacer un boceto y lo ve el cliente, te puede hacer rectificaciones y podemos evitar errores en una fase previa a la del diseño.

Ya puedes ver que realizar bocetos y experimentar con ellos tiene una gran utilidad. No tengas vergüenza, no tienes que enseñar tus bocetos a todo el mundo son para ti o en todo caso para hacer una versión más avanzada de boceto para mostrar a tu cliente.

5. Moodboard

Cuándo empiezas y tienes una idea, no están materializada, no existe. Antes de ponerte a diseñar puedes utilizar el moodboard que te servirá para hacer un recopilatorio de todos aquellos elementos que quieres utilizar como inspiración.

Básicamente un moodboard es un traductor de ideas, transforma pensamientos en representaciones visuales. En esencia es un collage con gráficos, tipografías, paletas de colores, incluso texturas, estilos de imagen, fotografías y todo lo que tú quieras ¡Imaginación al poder! Lo puedes realizar digitalmente o también físicamente haciendo recortes y pegándolos en un bloc de dibujo.

El moodboard te proporciona una visión general del estilo visual que vas a trabajar antes de empezar a diseñar. Antes de tocar el ratón del ordenador.

Deja un comentario